miércoles, junio 06, 2007

La hora de la verdad


¿Qué culpa tiene Henri Verneuil?

La hora 25, no la película de Henri Verneuil, si no el programita de "arte y cultura" chileno (de título es doblemente poco original ya que fue usado para un famoso programa de radio extranjero en los setenta) ofende de manera burda a los artistas chilenos. Por supuesto que ustedes pensarán que es un programa como los que hacen falta en Chile, pero no. Falso.
La hora 25 es la plataforma de un arte oficialista, dónde el grupo selecto de siempre seguirá hablando del té verde y de sus conversaciones versadas en el tavelli, mientras existen miles de otros que siguen batallando para hacer un arte del que poco se habla, poco se sabe, poco se publicita.
Ejemplo de esto es que la mayoría de los buenos artistas se va de Chile para ser reconocido en otros lados, dónde hablar de su "lado b" (como diría Góngora en su entrevista a Leonor Varela) no tiene importancia, por que lo que verdaderamente importa es su obra.
Ejemplos: Alfredo Jaar, artista visual, que se fue a Estados Unidos mientras todos los de la generación de "la escena de avanzada" eran reconocidos en su casa, casa que no le prestaba ningún espacio, ya que bastaba con los Altamiranos y Dittborns.
David Rosenmann, poeta que en Chile nadie sabe quién es, es el mejor autor chileno de los últimos tiempos....Y Roberto Bolaño que bastó que se muriera para que la gente lo empezará a conocer, para que la hora 25 y el resto de los medios le hicieran reportajes ....bueno y Alejandro Jodorowsky que protangonizó la peor entrevista de su vida en el programita aquel, luego de más de treinta años de reconocimiento en el extranjero.
Claramente en el arte de éste país existen modas, modas que se televisan en este programa de ambiente jocoso y liviano en que los conductores tratan de dar el mensaje "la cultura es entretenida" con una sonrisa huevona, para que todo chile crea que el desarrollo de las artes está tan bien. Donde la Señora Massis quiere hablar de sexo todo el tiempo cuando el tema no es ese, dónde el marido de la ministra de cultura entrevista a los mismo diez señores de la temporada anterior, ya que son los que premió con Fondart su señora, entonces de pasada publicitemos la gestión de la ministra.
¿Y los demás? los artistas que se desloman trabajando, los que se desviven por el arte y no por el taquillerío, ni las modas.... ¿no se entrevistan? ¿no interesan? porque no tienen tiempo ni plata para el tavelli, ni para el cangrejo conejo.
¿La hora 25 es un programa de cultura o es un programa de la moda artística otoño -invierno?
Quisiera decir que los artistas trabajamos bastante, no sólo hablamos de té verde, ropa y resto-bars, de hecho la mayoría no lo tenemos contemplado en el ítem plata, ya que es díficil autofinanciar nuestras propias obras.
Mejor apagar la televisión.
Mejor irse a otro país.